Desde que UX comenzó a ser adoptado y reconocido como una necesidad por clientes, agencias, servicios, productos y empresas, hemos enfrentado un enorme y particular problema:

El diseño centrado en las personas no es un camino de carrera lineal. Por definición, es una disciplina abierta a una enorme variedad de perfiles que siempre abre los brazos a cualquier persona que esté interesado en aprender a resolver problemas utilizando la empatía y los procesos iterativos de aprendizaje.

Se han escrito, literalmente, cientos de artículos sobre “cómo convertirse en un Diseñador de Experiencia de Usuario” y durante años no hemos cambiado nuestra postura de que no hay un camino lineal para aprender. No hay un currículum ni una carrera universitaria porque realmente buscábamos que cada quien encontrara su propia manera de ejecutar el proceso de diseño y utilice las herramientas que ofrece la disciplina para resolver sus problemas particulares. Por eso solemos contestar todo lo que nos preguntan con un “depende”.

Tristemente, ya no podemos seguir así. UX ha alcanzado una demanda crítica que por mucho supera la disponibilidad de oferta laboral. Como producto de esto se han desarrollado cursos “express” en muchas plataformas en línea que prometen enseñarte todo lo que debes saber en horas, días o semanas. Si bien estos cursos tienen la mejor intención de responder a una necesidad y capacitar a aquellos interesados, crean un problema más grande ya que se centran en la capacitación de “mano de obra” que utiliza herramientas como Sketch o Axure, porque eso es lo que piden los trabajos.

Es extremadamente difícil que un curso en línea te enseñe lo realmente importante que debes saber cómo diseñador: desarrollar empatía, entender problemas y plantear soluciones que generen valor para todos.

Ya no podemos seguir formando diseñadores en masa y esperando que aprendan todo lo que tienen que aprender en sus trabajos, porque no todos tienen la ventaja de tener a un mentor experimentado que los ayude a formarse y no todos los diseñadores tienen, en primer lugar, la iniciativa de formalizarse en la disciplina. No es raro ver a un diseñador gráfico que se vende como UX, pero que sigue haciendo trabajo de diseñador gráfico. Para muchos, solo es una manera diferente de hablar de lo mismo.

El mapa que veremos a continuación es un mapa de especialización y afinidad con las diferentes “áreas de conocimiento” de la disciplina. No es un mapa de desarrollo “jerárquico”. Ese mapeo está excelentemente explicado por Santiago Bustelo en su artículo “Niveles de Seniority UX”.

Niveles de seniority UX
¿Qué diferencia hay entre un diseñador o investigador UX Junior, Semi Senior y Senior? Tener el mismo nombre para la…
medium.com

El mapa de la disciplina de UX

El Diseñador de Experiencia de Usuario “ideal” es, por definición, un generalista (Por eso le llamamos “el unicornio de UX”, porque lo sabe todo). Al conocer el proceso de diseño y ser un experto en él, conoce entregables, herramientas, metodologías y procesos. Es el equivalente a un Médico que aún no escoge una especialidad. Entiende las generalidades de cómo atender un problema pero sabiendo que en algunas circunstancias puede requerir el apoyo de especialistas que entienden a mayor profundidad un área de conocimiento, ya sea porque tienen formación “formal” en ella o porque tienen muchas más horas de práctica y de experimentación dentro de dicha especialidad.

Puedes hacerte un experto en todas las disciplinas, por supuesto. Así como un médico se puede hacer cardiólogo, gastroenterólogo y neurocirujano. El principal problema es que muy probablemente en tu tiempo de vida difícilmente podrás desarrollar todas las especialidades. Aún los grandes mentores y eruditos de nuestra disciplina, personajes como Don Norman y Jakob Nielsen, son especialistas (en Psicología y Sistemas correspondientemente) y trabajan mejor en conjunto.

Hay diseñadores que se mantienen como generalistas, con conocimiento superficial de varios temas y que prefieren coordinar equipos de especialistas. Hay diseñadores que prefieren ser especialistas absolutos de su área de conocimiento. La verdad, puedes escoger quedarte en cualquier parte del mapa, para todos hay oportunidades.

El principal factor para discriminar para identificar qué haces tú actualmente como Diseñador y qué te gustaría hacer es entender cuál es el “foco” de cada una de las áreas del conocimiento que tenemos en el área.

  • Si eres una persona mucho más orientada crear estructuras y categorías, probablemente te vas a frustrar con lo poco estructurado que puede ser el hacer evaluaciones con usuarios, que requiere una gran capacidad de improvisación, tacto y observación de lenguaje no verbal.
  • Si eres un diseñador obsesionado con un entregable perfecto e impecable, que identifica errores de kerning y cuando un pixel está fuera de alineación, probablemente te vas a frustrar en un rol de estrategia donde el fondo es mucho más importante que la forma.

Ahora, no olvides que todo UX comienza como un generalista. Ser un especialista y tener conocimientos de una rama no te exenta de saber lo que hacen las demás ramas.

  • Si eres Investigador, tienes que saber que tu trabajo en algún momento va a ser interpretado por un Arquitecto
  • Si eres Arquitecto debes saber que tu trabajo va a ser interpretado por un Visual.

UX es un conjunto de especialistas trabajando en colaboración para crear un entregable que abarca todas las necesidades de los usuarios. Aún cuando seas un “Unicornio” seguramente estás leyendo papeles y utilizando documentación que hizo otra persona. Para poder colaborar tenemos que entender no solo nuestras responsabilidades, sino también las de los demás y entender nuestro rol en la creación de las experiencias de nuestros usuarios.

http://boxesandarrows.com/ux-design-planning-not-one-man-show/

Entiende qué debes saber y qué te toca hacer. Entiende qué deben saber y qué les toca a hacer a los demás. Decide tu rol y tu valor en la cadena del proceso de diseño y escoge la que te guste más, la que te salga mejor o la que quieras desarrollar. También recuerda que no necesitas hacer lo mismo toda tu vida, pero si quieres moverte, ten claro cuál es el rol que quieres tomar y qué tienes que aprender para poder seguir aportando valor al proceso.

Probablemente hay muchas cosas que tu ya sabes de tu formación profesional. Eso no significa que ya puedas portar un título de especialidad, porque ahora además de identificar la “rama” a la que estás más alineado (o si eres un generalista), tienes que identificar qué profundidad de conocimiento tienes dentro de esa rama.

Puede que ver el mapa te des cuenta que sabes algunas cosas avanzadas, algunas básicas y a lo mejor ninguna transversal. Incluso mientras estaba iterando estos diagramas, algunos diseñadores me comentaban que las habilidades transversales eran “opcionales”. Que tus conocimientos estén regados por todo el mapa es perfectamente normal, porque como todo mapa, la intención es únicamente presentarte algo que te ayude a guiarte, a entender qué sabes pero también que te falta por saber si realmente quieres presentar una “maestría” en tu disciplina y especialidad.

  • Un User Researcher experimentado que solo ha hecho entrevistas a profundidad y nunca ha hecho etnografías o evaluaciones avanzadas con prototipos de diferentes tipos, realmente no es un “maestro” en su área de especialidad.
  • Un Arquitecto de Información que solo ha trabajado con un tipo de estructura y no ha tenido que utilizar sistemas de búsqueda tiene una formación incompleta que puede quedar a deber si es requerido en un proyecto que está estructurando una base de información para inteligencia artificial o machine learning.
  • Puedes ser un Diseñador Visual que ha hecho maquetas durante años pero si nunca has entendido a profundidad cómo un desarrollador implementa esas maquetas, puede que tengas problemas en proyectos que requieran entendimiento sofisticado de frameworks web o limitantes tecnológicas severas.

El punto de esta última visualización del mapa es explicarte que no por hacer muchos años la misma tarea te puedes hacer un “experto” en esa rama. Tienes que incrementar tu abanico de conocimientos y profundizarlos. En esa profundización sacrificas “generalidad” pero espero que a estas alturas ya quede claro que uno no tiene más valor que el otro, solo distintas responsabilidades y roles dentro de los proyectos. Puedes ser un experto generalista si dedicas todo tu tiempo a desarrollar las habilidades transversales, pero si eres un experto en una de las ramas también tienes que tener cierto grado de esas habilidades generales.

Recuerda, no es un camino lineal, es más como un “mapa de calor” en donde tienes que identificar en que parte de los ejes X y Y vas a enfocar la mayor parte de tu tiempo aprendiendo y desarrollando habilidades.


Utilizando el mapa

La idea de este mapa es brindarte una guía más clara, no solo de lo que “no sabes que no sabes” que tienes que dominar si es que ya portas un título dentro del espectro de la disciplina de UX. También es ayudarte a identificar en que “parte” del mapa estás.

Estos mapas tienen dos ejes:

  • El eje de “Abstracto a tangible” que implica qué tipo de entregables e información tienes que generar según el extremo en el que estés. Un Researcher hace entregables, pero esos entregables plasman ideas, necesidades implícitas, flujos de navegación. Un Diseñador Visual también hace trabajo de abstracción pero su entregable final es algo con lo que se puede interactuar a nivel físico. No son polos opuestos, son más bien “grados” para poder ayudarte a entender con qué te sientes más cómodo trabajando y en dónde crees que puedes aportar más valor.
  • El eje de “especialista y generalización” que te debe ayudar a entender qué cosas de tronco común o conocimiento general tienes que desarrollar para poder cumplir con las expectativas de los distintos roles e incluso de la disciplina como un todo. Un UX, sea cual sea su título, que no conoce el proceso de diseño o que no sabe presentar su trabajo (en cierta medida) simplemente no “cumple” con el currículum mínimo para poder identificarse como diseñador, que no es que sea una cuestión honoraria. Simplemente te vas a encontrar con muchas frustraciones, barreras y crisis de identidad porque lo que la industria asume que haces y lo que realmente haces no es igual.

Por último, este mapa no es el alfa y el omega de la disciplina de diseño. Pretende ser una herramienta más, que tendrá que adaptarse, ajustarse e iterarse para mantenerse vigente dentro de lo vivo que está la disciplina de diseño. Como un ejemplo de la obsolescencia inmediata a la que se expone un diagrama como este, es que no hay un “segmento” para los Diseñadores de Servicios, que si bien son una disciplina aparte, también comparten muchas habilidades y conocimientos con la disciplina de UX.

Los invito, como diseñadores, a tomar este mapa y modificarlo, iterarlo, agregarle y quitarle información y devolver su conocimiento al resto de la comunidad. Como el mismo proceso de diseño, esta es una disciplina colaborativa que requiere de la suma del trabajo de todos, en donde todos nos beneficiamos de que todos sepamos más.

Ojalá este mapa te sea de utilidad. Si te sirve o si tienes observaciones o comentarios, por favor házmelo saber para poder mantenerlo actualizado y vigente.